Archivo de la categoría: Sociedad en red

Los poderosos

moises

Moisés Naím

¿Qué les está pasando a los poderosos? se pregunta Moisés NaÍm, autor del libro The end of power, de donde ha sido adaptado un artículo para El País.

Presidentes maniatados, magnates hundidos, ejércitos impotentes, obispos sin fieles… ¿Por qué el poder es cada vez más fugaz? Porque las barreras que protegen a los poderosos ya no son tan inexpugnables como antes. Y porque han proliferado los actores capaces de retar con éxito a los poderes tradicionales. Una creciente clase media, mejor informada y con mayor movilidad, está haciendo más difícil el ejercicio del poder. El poder también se desmorona en los campos de batalla y las salas de juntas. El poder militar tampoco es lo que era.

Sigue leyendo

Anuncios

Conductas

Vivo la vida que es posible para mi
Paul Auster

La crisis financiera de 2008 se desató de manera directa debido al colapso de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos en el año 2006, que provocó aproximadamente en octubre de 2007 la llamada crisis de las hipotecas subprime. Las repercusiones de la crisis hipotecaria comenzaron a manifestarse de manera extremadamente grave desde inicios de 2008, contagiándose primero al sistema financiero estadounidense, y después al internacional, teniendo como consecuencia una profunda crisis de liquidez, y causando, indirectamente, otros fenómenos económicos, como una crisis alimentaria global, diferentes derrumbes bursátiles (como la crisis bursátil de enero de 2008 y la crisis bursátil mundial de octubre de 2008) y, en conjunto, una crisis económica a escala internacional. (Wikipedia).

films

Historias del mundo que propició la catástrofe de la globalización, de una avaricia sin límites. La conversión de todo valor humano en moneda de cambio. El poder, ya no es lo que era. Se ha vuelto más fácil de obtener, más difícil de usar y mucho más fácil de perder. Un ejecutivo puede celebrar su ascenso a la dirección de su prestigiosa compañía solo para descubrir que una empresa recién creada está arrasando con sus clientes. Un político llega a primer ministro y puede encontrarse maniatado ya que una multitud de partidos minoritarios bloquea sus iniciativas. Un general puede comandar un enorme y costoso ejército sabiendo que su moderno armamento es inútil frente a explosivos caseros y terroristas suicidas.

Sigue leyendo

Sin certezas

La modernidad líquida –como categoría sociológica– es una figura del cambio y de la transitoriedad, de la desregulación y liberalización de los mercados,
Adolfo Vásquez Rocca.

La metáfora de la liquidez propuesta por Zygmunt Bauman intenta también dar cuenta de la precariedad de los vínculos humanos en una sociedad individualista y privatizada, marcada por el carácter transitorio y volátil de sus relaciones. La cultura laboral de la flexibilidad arruina la previsión de futuro. El amor se hace flotante, con menos responsabilidad hacia el otro, debilitado por el vínculo sin rostro que ofrece la web, hacemos surf en las olas de una sociedad cambiante, incierta, imprevisible. Es la decadencia del Estado del bienestar propiciado por el mismo Estado. La modernidad líquida es un tiempo sin certezas donde las personas que lucharon por poder obtener libertades civiles y deshacerse de la tradición, se encuentran ahora con la obligación de ser libres asumiendo miedos y angustias existenciales que tal libertad comporta.

Sólo para sus ojos

atall

Surge un equilibrio que lo abraza haciéndolo humanamente más completo. La experiencia colectiva, la materialización de su sentido social, su retroalimentación a través de la red. Su forma de vivir ha cambiado. Ha cambiado su forma de leer. La vibración del intercambio atiende los vínculos entre todas estas transformaciones. La oportunidad de construir lazos significativos entre lo personal frente a las necesidades, aspiraciones y valores de quienes también, participan. El vínculo constante con otras personas, transforma la experiencia vital en un bien extraño. En cualquier lugar, y en ninguno, lo posee y, sin embargo, no lo tiene. Una relación nacida de una red de relaciones nacidas de una red…. Vínculos con quienes ven, leen y miran. Ya no está sólo, pero tiene más intimidad. En un mundo abocado a la generación compartida, la autoridad múltiple, la multiplicidad de voces que intervendrán en la construcción del relato contemporáneo. La revisión, la mejora, la remezcla, la naturaleza necesariamente inacabada, entregada a ese proceso iterativo permanente de reconstrucción. Nuevas formas sensoriales vinculadas a estímulos extraordinarios, sin que importe demasiado si son reales, sin son de verdad, si son ficción, sueños o mentiras. Limita un espacio íntimo para acoger esa conciencia de datos. La red es la que le da entrada, y la que da entrada al público. Ya no se siente raro, sólo para sus ojos.

Quieres aprovechar mejor tus dispositivos

Hay espacios en los que la velocidad prevalece sobre el instante decisivo y la rapidez sobre el refinamiento pero, en la vida corriente la de la gente que trabaja, no es todo tan extremo. Personas que tienen el tiempo y el estado de ánimo para desear la captura de un instante que la tecnología ha hecho fácil y accesible: observas una cosa, la fotografías o grabas una secuencia audiovisual, la editas y la publicas, por ejemplo con un comentario breve, y no pasaron más de dos minutos. En tu red social, una imagen y tal cosa: sus mil palabras y dos apuntes de texto, en un click. Nos encontramos en medio de unas circunstancias que han sido letales para muchos profesionales de la imagen, sí; y para muchos medios también. Darwinismo tecnológico dicen, lo cierto es que se han transformado oficios y mercados tradicionales y que para nosotros, simples usuarios del día a día, ha significado una verdadera evolución. En un mundo de paisano, con su abundante polución visual, cámaras en cada esquina y en cada bolsillo, la imagen nos da vida y nos hace vivir: cosas que es mejor mostrarlas para que se cuenten solas, o para que el otro lea ese cuento, en libertad. Ciudadanos en un momento culminante de secularización de la experiencia visual. La imagen ha dejado de ser cosa de magos, artistas, especialistas o profesionales. Hoy, todos producimos imágenes espontáneamente como una manera más de relacionarnos con otros. Compartir es mejor que poseer. Nuestro arte, convertido en un simple género cultural personal que no se rige por la industria del entretenimiento ni por las mercancías artísticas. Somos directamente nosotros, lo que nos importa y nos atrae, con quienes son importantes y nos relacionamos. Cobran una mayor importancia la consciencia autoral, la creación como acción de prescripción como estrategias de apropiación, remezcla y reciclaje de contenidos hechos por otros.  Somos parte de un gran baile de disfraces, máscaras y maquillaje visual.

 

 

Dramaturgia

[5] Pablo Odell, Nueva York

Pablo Odell, Nueva York

Recompone su narración en un escenario de Manhattan. Ahí donde quedó dibujado el horror, hoy se hunde un memorial de nombres, aguas y recuerdos, en el equilibrio entre la información y las emociones, funcionando como un extraño regulador ético y estético del relato personal. Reconoce su educación cultural convirtiéndose –¡él mismo!– en Arte Contemporáneo, y considerándose como tal, “obra de arte”, expone que el estado original de las cosas es el caos y que cuando no sabes lo es que es …¡es jazz!

La red caerá

Dan Dennett

Dan Dennett

Vía El País / Marzo de 2014.

Dan Dennett, filósofo estadounidense, analiza las repercusiones de una caída total de la Red en el mundo digital. Es un hombre pausado. Con barba blanca y con aspecto de catedrático entrañable. Es uno de los filósofos de la ciencia más destacados en el ámbito de las ciencias cognitivas, especialmente en el estudio de la conciencia, intencionalidad, inteligencia artificial y de la memética.

Son significativas sus aportaciones acerca del sentido actual del darwinismo y la religión. Dirige el Centro de Estudios Cognitivos de la Universidad de Tufts, donde es catedrático de filosofía. Y desde 1987 es miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias y de la Academia Europea de Ciencias y Artes. Se le conoce también como parte de los Cuatro Jinetes del Nuevo Ateísmo junto con Richard Dawkins, Sam Harris y Christopher Hitchens.

Sigue leyendo