Archivos Mensuales: enero 2014

El orgasmo de ella

El orgasmo de ella (2006, Francia). Documental.

Un grupo de mujeres hablan abiertamente sobre sus experiencias sexuales acompañadas del análisis de expertos que describen con la ayuda de ‘sketches’ y ví­deos, el placer y sus formas; el deseo, que se divierte con esos testimonios.

Treinta años después de la revolución sexual de los 70 el orgasmo femenino continúa siendo un misterio para mucha gente, incluso para algunas mujeres que admiten no haberlo experimentado nunca”. En este documental, un grupo de mujeres hablan abiertamente sobre sus experiencias sexuales, acompañadas del análisis de expertos que describen con la ayuda de ‘sketches’ y ví­deos el placer en todas sus formas».

Anuncios

Distinta y única

Catálogos de la firma H&M utilizan cuerpos virtuales bajo cabezas reales. Porque así «es más fácil ponerles a las muñecas la ropa, en cuerpos en los que encaja a la perfección». El deseo, se divierte con la realidad.

En alguna parte hay un diseñador técnico frente a computadora tratando de modelar sus fantasías. Software computando datos informáticos sobre cómo desea habitar el cuerpo de una mujer. El lugar del deseo, virtual, pero en el cuerpo. Erotomanía propia, pero inconsciente. Chasis seriado de una conducta estándar que se las da de exclusiva. Todas esas que son iguales para el bikini de moda para mi que soy distinto;una prenda para vos, que sos única.

Modas

Cuando se anda corto de palabras, hay que alargar los besos

Morla Morlísima

Gente real y rotunda

Gente real y rotunda

La diversión del deseo que se siente en la piel del cuerpo. Más curvas, tallas XL. Menos Photoshop. Personas, reales y rotundas. De la antropología a la realidad del mercado.

Gente que deja de participar abruptamente del consumo banal y en su sexualidad, menos a la última. Menos sueltos los caprichos y las monedas. Menos impostura y menos apariencia de ser otros que no somos.

Nunca del todo nosotros mismos en lo virtual. Nunca virtualmente del todo nosotros mismos. El lugar del deseo, real y rotundo, inestables para el mercado, refleja, brilla y se proyecta hacia los demás, resignificando maneras nuevas de abrazar la vida, como ha sido siempre.

Bárbaro

El ojo del amanecer. Una forma de ver, de nuevo, el día.

El ojo del amanecer. Una forma de ver nuevo, el día.

Nunca como hoy se ha elogiado y refutado de manera tan radical el valor de una experiencia nueva. Experimentar y reconocer en ella fragmentos de nuestra propia vida, renovados. En un momento como el actual en que nuestra civilización parece ir encontrando un punto de apoyo para rotar sobre sí misma y transformarse en un paisaje inimaginable, gestos humanos que se multiplican con una vitalidad sorprendente, hacia un resentimiento paulatino; de la mano de innovaciones tecnológicas que de repente, estimulan nuevos desafíos, nuevos códigos y nuevos significados.

Walter Benjamin sostenía que el ADN de una civilización se construye no sólo con las curvas más altas de su pensar, sino también, cuando no especialmente, con sus movimientos en apariencia más insignificantes. Sabemos qué estamos haciendo y cuál es el rumbo de nuestra compañía, de nuestras campañas; de aquellos a quienes acompañamos en el ser y en el amor.