Archivos Mensuales: septiembre 2013

Las mil vidas

Brian Green

Brian Green

La idea de la existencia de un multiverso pone en perspectiva lo que hacemos cada día en nuestra experiencia cotidiana ya que sugiere, una realidad mayor.

Te da un contexto muy distinto. Cambia el resultado del presente. Infinitos universos en los que infinitas versiones de uno mismo toman un camino distinto en cada una de las infinitas decisiones de la vida.

De eso nos habla Brian Greene (Nueva York, 1963), físico teórico en la Universidad de Columbia, en La realidad oculta (Crítica).

«La realidad oculta llega, además, en un momento en que los astrofísicos celebran el Premio Nobel al que consideran uno de sus mayores logros: el descubrimiento de que el universo se expande cada vez más rápido, impulsado por una fuerza de naturaleza del todo desconocida a la que han bautizado energía oscura».

Anuncios

Redes exocerebrales

Al debatir acerca de la evolución del modo en que leemos actualmente el estudioso de la cultura política y sus sistemas simbólicos, Roger Bartra, piensa que la utopía digital se ha estrellado contra la fuerza del papel, pues las pantallas, comparadas con las hojas de papel impreso, son primitivas, toscas, y poco amables.

Roger Bartra

Roger Bartra

Roger Bartra opina que la digitalización de libros y artículos ha provocado cambios, tensión y nerviosismo en la República de las Letras impresas, al grado de que muchos se preguntan si no estamos presenciando el comienzo de una era de decadencia del libro de papel, que culminaría con su desaparición. “Si el libro es una prótesis que forma parte de nuestras redes exocerebrales, no debe extrañarnos que pueda evolucionar hasta convertirse en un artefacto electrónicamente sofisticado que mantenga la sencillez original del invento pero la combine con los extraordinarios recursos de la digitalización”. Pero avisa que debemos comprender que toda modificación de esta prótesis ha de provocar cambios profundos en nuestra conciencia, pues “la conciencia no es una sustancia o un proceso oculto en las redes neuronales dentro del cráneo, sino una red que se extiende por los sistemas simbólicos que, como el libro, nos sustentan como seres humanos racionales”.

Este planteamiento del libro (en papel o no) como artilugio protésico de redes exocerebrales, viene desarrollado ampliamente en un artículo que publicado Letras Libres en septiembre de 2009, en La jaula abierta, el blog de Roger Bartra, titulado El futuro papel del papel… “Lo que denomino redes exocerebrales son verdaderos circuitos externos que configuran un complejo sistema simbólico de sustitución de funciones que los circuitos neuronales no pueden cumplir. Las redes de prótesis exocerebrales no son simplemente un conjunto ingenioso de técnicas que extienden las funciones de nuestro sistema nervioso. Son redes que definen lo que solemos llamar la conciencia y que articulan a los individuos y los grupos en el complejo tejido cultural de fuerzas que caracteriza a las sociedades modernas”. Bartra ha desarrollado la idea de las redes exocerebrales en su libro Antropología del cerebro, Pre-Textos/FCE, (2006).

“Desde el momento en que se generalizó la captura digital de textos, que sustituyó a las máquinas de escribir y a los linotipos, era previsible que las nuevas tecnologías acabarían provocando importantes cambios.

Todo cambio en el mundo del libro tiene repercusiones en toda la cadena exocerebral lo mismo que en los circuitos neuronales del sistema nervioso central. No estamos, pues, ante un problema técnico en los medios de comunicación, sino ante un asunto de gran envergadura que conecta las redes neuronales más íntimas y profundas con el universo social que nos rodea. Como lo ha señalado Roger Darnton, la batalla por la digitalización de libros revela un complicado enfrentamiento entre los intereses privados de las empresas y el bienestar intelectual público. Siempre ha existido esta confrontación, pero hoy adquiere nuevas dimensiones por el hecho de que una poderosa empresa como Google ha alcanzado una enorme fuerza monopólica. Si millones de libros se encuentran disponibles en forma gratuita en Internet, podemos comprender que el mercado editorial se ve obligado a rearticularse. Es difícil prever el resultado de esta intensa transformación, pero podemos estar seguros de que afectará los circuitos exocerebrales en que se basa la conciencia humana”.

Sin pretender matizar al profesor Bartra, añadiría que estas transformaciones ni son inmediatas ni su alcance es total de una: tienen lugar en el tiempo, y desde los nodos superficiales hacia los más profundos. Es, por tanto, un proceso en el espacio y en el tiempo, atenuado por la propia transformación del universo social del que formamos parte.

“En un libro reciente el profesor inglés Gary Hall ha expresado su entusiasmo por las nuevas tendencias que, espera, impulsarán una democratización de los espacios académicos e intelectuales. La muerte del papel como medio de circulación de ideas sería un adelanto formidable. A fin de cuentas, la digitalización ya ha marginado a los billetes de papel, que son sustituidos por tarjetas de crédito. También se están marginando las plumas, en beneficio de los teclados. Las cartas enviadas en sobres de correo con timbres cada vez retroceden más ante la ampliación del correo electrónico y del envío de mensajes por teléfono celular. ¿Por qué no redondear el proceso y marginar también los libros de papel? Hall plantea que ello minaría el modelo mercantil y empresarial de las universidades y de las empresas editoras, para dar lugar a nuevas alternativas. El libro de Gary Hall lleva un título agresivo: Digitize this book!

“Desde luego, no hay que dejarse llevar por las visiones maniqueas que exaltan ciegamente las maravillas de artilugios digitales que divulgarían a muy bajo costo documentos acompañados de imágenes en video, sonido propio, diagramas móviles, simulaciones dinámicas, enormes bases de datos e hipervínculos para sustentar o ampliar la información. Estos documentos acaso ya no podrían ser llamados libros. Los viejos libros de papel quedarían arrumbados como trastos viejos en un rincón nostálgico o como objetos raros de lujo. Por otro lado, tampoco hay que sucumbir a las visiones que miran con sospecha y miedo todas las innovaciones que trae la digitalización, que amenazarían con una vulgar wikidemocracia las excelencias del intelecto libresco antiguo”.

“Debemos comprender que toda modificación de esta prótesis ha de provocar cambios profundos en nuestra conciencia, pues la conciencia no es una sustancia o un proceso oculto en las redes neuronales dentro del cráneo sino una red que se extiende por los sistemas simbólicos que –como el libro– nos sustentan como seres humanos racionales”.