Helen Keller

Diane Ackerman

Diane Ackerman

Comprendemos el mundo a través de los sentidos. Cuando nos describimos como seres sensibles, lo que queremos decir es que somos conscientes, que tenemos percepción sensorial. En «Una historial natural de los sentidos», (Anagrama, 1992), Diane Ackerman habla de Helen Keller; de quien dice fue una de las grandes “sensoriales” de todos los tiempos; alguien que gozó con las experiencias de los sentidos de forma extraordinaria.

Ciega, sorda, muda, Helen Keller tenía sus restantes sentidos tan finamente sintonizados que, cuando ponía las manos sobre la radio para gozar de la música, podía captar la diferencia entre los bronces y las cuerdas. Escuchaba las historias de su amigo Mark Twain, leyendo sus labios. Escribió extensamente sobre los aromas y gustos, texturas y sensaciones de la vida, que exploró con la voluptuosidad de una cortesana. A pesar de estar incapacitada, pocas personas de su generación tuvieron una vida tan plena como la suya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s