Archivos Mensuales: noviembre 2011

Somos cuerpos relatados

La literatura, como provocadora de lujuria. Lectores a los que la palabra, excita. Sujetos narrativos que nos contamos nuestras vidas, sus aspectos más íntimos y juguetones. Somos verbo, relato, y juego.

La literatura, que a veces llega cargada de erotomanías. Relatos que despeinaron aquello que permanecía lacio bajo la ropa de lo correcto, de lo adecuado, de lo político. ¿Dónde cesas de ser tu mismo cuando tu ética no termina donde empieza la del otro y se ven obligadas a combinarse?

«En la dinámica erótica cada uno tiene su librito pero, a partir de cierta edad, la mayoría estaciona en las efectivas recetas que los escritores a su vez reproducen cuando quieren poner en situación a los personajes. Se lee: la descripción de los movimientos pendulares, su resistencia, las metáforas sobre los orificios y sus elasticidades, la rigurosa presencia de vellos, un gesto violento que luce por su puntualidad y, al fin, el arrojo. Pero algo se vuelve inútil en esta repetición, en el imaginario gastado. Es como ver por quinta vez en el cable esa película en la que un jardinero somete a dos mujeres bronceadas junto a una piscina». Carmen M. Cáceres.

Anuncios