Archivos Mensuales: octubre 2011

Mirada obscena

Los ciudadanos están cada vez más vigilados y observados. También es mayor la pulsión y la posibilidad de mirar a los demás sin ser vistos.

Alberto Martín La obscenidad está en la mirada.

Foto: Harry Callahan, Atlanta, EEUU

Foto: Harry Callahan, Atlanta, EEUU

La imagen fotográfica, exenta de toda censura o control legal en relación con su posible carácter obsceno. La conexión que se establece entre pornografía y fotografía deriva claramente de condiciones que consideramos inherentes al medio fotográfico: su realismo, fidelidad y transparencia; y la accesible y directa relación que el espectador puede establecer con el contenido de la imagen.

La mirada invasiva, característica esencial del voyerismo, forma parte de la mirada intrínseca de la fotografía. Un tipo de mirada que, con muy diferentes aplicaciones y resultados, encontramos tanto en la indiscreción comprometida del fotógrafo social, cuando entra en la vida de los otros con el fin de sacar a la luz y denunciar determinadas situaciones o condiciones de vida, como en el extendido género de la fotografía de calle, el paparazzo. La cámara discreta, se oculta para captar una exclusiva preservando la espontaneidad y la verdad del sujeto fotografiado. La mirada, del fotógrafo y del espectador, canalizada, amplificada y expandida por la cámara.

El voyerismo, como la propia fotografía, transita por el filo de un complejo entramado de límites: entre lo privado y lo público, entre lo que puede ser visto y lo que no, entre la inocencia y la complicidad, entre lo que es ético y lo que no, entre lo que es aséptico y lo que resulta erótico o violento, entre lo sugerido y lo explicitado, entre lo legal y lo ilegal. Ninguno de estos límites es estable y mucho menos a lo largo del tiempo. Cambian las costumbres, se transforma la moral, se modifican las leyes y evoluciona la recepción y circulación de fotografías. El propio lenguaje fotográfico modifica también la naturaleza de la imagen, la carga de sugerencias de un lado a otro de estos límites, a través de elementos como el encuadre, la fragmentación, la distancia, la luz, la ocultación parcial.

Anuncios